domingo, 27 de marzo de 2011

Ella, inspiración.

La vida de María Callas tiene tanto de trágica como de cuento de hadas. Como nadie, logró transformarse de una muchacha gorda y algo desgarbada en una mujer de belleza magnética y gran personalidad. Pero incluso cuando había comenzado la transformación, la tragedia de su vida ya se había iniciado. Esto acontecía en varios aspectos de su vida, como el eterno conflicto que tuvo con su madre, el largo y gradual desarrollo de su vida matrimonial, su relación profundamente emocional con su voz, la enorme dependencia de su relación con Onassis, y la amargura, el dolor y la humillación que le provocaron su abandono. 
Y en forma paralela, además de todas esas tragedias individuales, existieron luchas que nunca cesaron de luchar dentro de ella: la lucha entre la Callas y María, entre la leyenda y la mujer, entre la imagen y la realidad.
Belleza, elegancia, delicadeza..., infinitos adjetivos para describir a la Diva, a mi Diosa.